ANTONIO DE LA FUENTE ARJONA
Home arrow Fragmentos arrow MI AMIGO FREMD HABLA RARO (fragmentos)
Menu Principal
Actor
Teatro
Televisión
Cine
Publicidad
Otros
Autor
Teatro
Narrativa
Literatura infantil
Fragmentos
Otros
Director
Director de Teatro
MI AMIGO FREMD HABLA RARO (fragmentos) Imprimir E-Mail

© Antonio de la Fuente Arjona

NOTA PARA MAESTROS Y EDUCADORES
        Esta obra de teatro no entra en la gramática del idioma, se trata únicamente de un acercamiento a una lengua extranjera a través del vocabulario, de las palabras. Por lo tanto, aunque aquí se publica utilizando como referencia el inglés, la propuesta del autor es mucho más amplia y universal ya que este libro puede ser usado para trabajar con cualquier otro idioma. Es muy sencillo, sólo habría que cambiar (traducir) algunos diálogos (y por supuesto los juegos), adaptándolos al idioma que se desee.
Este libro (además de entretenimiento) es una herramienta, del lector depende en gran medida sacarle todas las posibilidades de uso.

PRÓLOGO: “ ¿ Y LOS ACTORES ? ”


     ¡Hoy es día de estreno! Todo el mundo está ya sentado en sus asientos esperando a que empiece la función. El escenario del teatro está iluminado y el telón levantado pero allí no aparece ningún actor. ¡Qué raro! El suelo del escenario esta lleno de papeles de periódico y la pared del fondo está forrada con papel blanco. También hay botes de pintura y pinceles y rotuladores de colores desparramados por el suelo. Todo esto es más raro. ¡Y los actores sin aparecer! ¿Pero a qué hora comenzaba la función? La gente ya se empieza a poner nerviosa. Pero esperad, que algo pasa...
      Una niña sale de entre el público y camina tranquilamente hacia el escenario, cuando está a punto de subirse a él mira hacia atrás, recorre con una larga mirada al público asistente y después sonríe y dice en voz alta, para que la oigan hasta los que están sentados al fondo del teatro:


        ¡Vamos!... Come on!...


       Y lo dice como si estuviera invitando a sus amigos a que la siguieran. ¡Y de pronto empiezan a levantarse niños y niñas de sus asientos en el patio de butacas y a subir al escenario del teatro! Son diez, ¡quizá veinte!, los niños y niñas que ahora se sientan en corro en el suelo del escenario y comienzan a hablar entre ellos sin tomar en cuenta al público que se ha quedado allí abajo, paralizado en sus butacas, muy sorprendido, sin entender muy bien qué es lo que está ocurriendo.

EL CORO: (Los chicos y chicas del CORO hablan entre ellos, muy animados.)
¿Os acordáis cuando Fremd llegó al barrio?
¡Pues claro!
¡Era de noche!
¡Qué va, era de día, que yo me acuerdo muy bien!
Era de día y hacía un sol tremendo...
Yo creo que era de noche y estaba lloviendo.
¿Seguro?
¿Pero no fue en verano?
¡Claro, sí, fue durante las vacaciones!, ahora lo recuerdo, hacía un calor...
¡Que no, hombre!... Fremd llegó justo cuando salíamos del colegio, ¿no os acordáis?...
¿Estás segura?
Pero yo creo que llovía, que nos empapamos todos cuando salimos a buscarle...
¡Pero eso fue después, cuando Fremd y Blas se escaparon!
¡Es verdad!
¡Sí, es verdad, se escaparon y entonces...!
¡Esperad!, ¡esperad! Habría que contar la historia desde el principio, ¿no?
¡Sí!
¡Es cierto!
¿A quién le toca contarla hoy?
¡A mí, a mí!
¡No, tú ya la contaste ayer!
¿Puedo contarla yo?
¡Bueno!
Dejad que la cuente ella.
¡Venga, sí, cuéntala tú!
Sí, pero cuéntala de una vez, porque sino no vamos a empezar nunca y el público está esperando...
¡Es verdad, el público!

        (Todos miran ahora hacia el público como si se dieran cuenta en este momento de su presencia. Una gran timidez sacude de pronto a todo el CORO de chicos y chicas y casi a la fuerza expulsan de su lado a la NARRADORA para que empiece a contar la "famosa historia" de Fremd, el extranjero.)

NARRADORA: (Camina hacia el inicio del escenario, está un poco asustada.)

¡Ejem!... Pues... Esto...
           (Después de dudar un momentito sin saber por dónde comenzar.)
Érase una vez un mundo tan blanco tan blanco...
CORO: ¡No era así!
¡La historia no empezaba así!
NARRADORA: (Ella sigue hablando sin hacerles mucho caso.)

Érase una vez un mundo tan blanco tan blanco que había que andar por la calle con gafas de sol para evitar que la luz que rebotaba en las paredes te dejara ciego.
CORO: ¡Qué exagerada!
NARRADORA: Érase una vez un mundo blanco y plano, porque también era plano ese
mundo...
CORO: ¿Plano?
NARRADORA: Sí, plano: eso quiere decir que en ese mundo no había esquinas, ni curvas, ni relieves, ni siquiera un grano sobresalía...
CORO: ¡Anda ya!
¡Se lo está inventando!
NARRADORA: Sus habitantes, acostumbrados e indiferentes, no distinguen un árbol de una casa, un perro de un gato o un coche de un avión...
CORO: ¡Pues menudo despiste que se traen!
¿Y dónde era eso?
¡Si se lo está inventando todo!
NARRADORA: (Empezando a mosquearse con tanta interrupción.)
¡Bueno, ya está bien! ¿Quién está contando la historia?
CORO: (Disculpándose.)
¡Tú!
¡Tú!
¡Sí, tú!
¡Tú!
NARRADORA: ¡Pues entonces dejadme contarla a mi manera!... ¿Por dónde iba?...¡Ah, sí! ¡Blas!... Pues en ese mundo tan blanco y tan plano vivía Blas. Blas era un chico normal, como tú o como yo, normal, aunque eso sí, un poco solitario...
CORO: ¿Y Fremd?
¿Quién es Fremd?
¿Cuándo aparece Fremd en esta historia?
NARRADORA: Esperad un poco, ¡qué prisas!... Pues un día Blas y su madre estaban paseando por la calle, en el barrio había mucho ajetreo, como casi todas las mañanas...
CORO: ¡Y entonces llegó Fremd!
¡Por fin!
¡No, no fue ese día!
¿No?
¡Que sí, que yo estaba también allí!
NARRADORA: (Dándose por vencida.)
Está claro que no me vais a dejar contar esta historia, así que lo mejor es que la veamos.
     (Da unas cuantas palmadas, se dirige hacia el CORO y empieza a dispersarlos por el escenario.)
¡Vamos, vamos, todo el mundo en movimiento!
     (Elige a dos chicos del CORO.)
Tú serás Blas y tú Fremd... ¡Vamos, vamos, los demás en movimiento! ¿A qué esperáis?...

ESCENA PRIMERA: “ UNAS PRESENTACIONES CONTAGIOSAS ”

     (Por las mañanas hay mucho ajetreo en el barrio, unos salen a trabajar y otros a pasear. Todos parecen muy educados y se saludan los unos a los otros continuamente, pero eso sí muy muy muy serios.)

CORO: (Cada uno representará a diferentes personajes del barrio. También está BLAS que camina acompañado de su MADRE.)
¡Hola!
¡Buenos días!
¿Qué tal?
Muy bien, ¿y usted?
¡Buenos días doña Rosa!
¡Hola, don Paco!
¡Buenos días!

     (FREMD entra en escena, pasea por entre la gente con una sonrisa amable, intenta relacionarse con los demás pero nadie le hace ni caso, como si fuera "el niño invisible".)

CORO: (Ellos y ellas siguen a lo suyo. Su caminar y sus saludos sufren una pequeña aceleración y cualquiera diría que más que humanos son autómatas...)
¿Qué tal está usted?
¡Buenos días!
Salude a su familia de mi parte.
¡Adiós!
¡Buenos días!

      (Entonces FREMD tiene una idea: se sitúa en el centro del escenario y lanza un grito para llamar la atención de los demás.)

FREMD: Hello!

     (De pronto se hace el silencio. Todo el mundo se queda mirando a ese niño extraño.)

FREMD: (Sonríe y saluda con la mano en alto.)
Hello!

CORO: (Todos a la vez, con tono de extrañeza, como de quien no ha oído muy bien.)
¿Quéééééé?
FREMD: (Repite el saludo, sin perder el ánimo ni la ilusión.)
Hello! Good morning

     (La gente del barrio reacciona con sorpresa. Se miran unos a otros y cuchichean con cierto recelo.)

CORO: ¿Quién es ése?
¿De dónde ha salido?
¿Y qué le pasa?
¿Qué le pasa en la boca?
¿Por qué habla así?

     (BLAS es el único que no parece mostrar ningún rechazo hacia el chico nuevo y en un descuido de su madre, mientras ésta también cuchichea con los demás vecinos, se suelta de su mano y se acerca curioso a FREMD.)

MADRE: (Intenta detenerle sin conseguirlo.)
¿Dónde vas, hijo?... ¡Blas, no te acerques a eso!

     (BLAS y FREMD, frente a frente, se miran y sonríen.)

FREMD: Hello!

     (BLAS repite el saludo.)

BLAS: Hello!

    (Todo el mundo se asusta y retrocede.)

CORO: ¡AAAaaahhh!
FREMD: Good morning!
BLAS: (Repite también.)
Good morning!
CORO: ¡Es contagioso!
¡Ese extraño debe tener algo contagioso!
¡Es contagioso!

      (Y todo el mundo, menos la MADRE de BLAS, sale corriendo en distintas direcciones para esconderse en sus casas.)

MADRE: (Habla desde lejos, está muy preocupada por su hijo pero no se atreve a acercarse.)
¡Ay, mi niño, pobrecito! ¿Qué te ha hecho ese extranjero?

     (BLAS y FREMD no se dan cuenta del revuelo que se ha organizado a su alrededor. Tan concentrados están uno en el otro.)

FREMD: (Señalándose con el dedo.)
I am Fremd.
BLAS: ¿Fremd? ¿Te llamas Fremd?

FREMD: Yes, my name is Fremd.
      (Señala a BLAS con el dedo.)
And you?
BLAS: ¿Mi nombre?
FREMD: Yes, your name.
BLAS: Me llamo Blas. I am Blas. My name is Blas.
FREMD: Good! Your name is Blas.
BLAS: Your name is Fremd.

     (Y BLAS y FREMD vuelven a sonreír, muy contentos de poder entenderse.
La MADRE, al borde de un ataque de histeria, llama a BLAS para que regrese a su lado.)

MADRE: ¡Blas, ven aquí inmediatamente!
BLAS: Ya voy, mamá.
     (Se despide de FREMD.)
Bueno, me tengo que ir... ¡Adiós, Fremd!

FREMD: Goodbye, Blas!
BLAS: Goodbye, Fremd!
MADRE: (Abrazando a su hijito querido.)

Hijo, ¿estás bien?
BLAS: ¡Mamá, no me aprietes tanto, que me vas a ahogar!... Estoy bien.
      (Mira a Fremd y vuelve a despedirse.)
Goodbye, Fremd!

MADRE: ¡Hijo, deja de hablar raro!... Además te tengo dicho que no hables con extraños.
BLAS: ¡Pero si es un amigo!
MADRE: ¿Un amigo? Anda hijo, no digas tonterías, cómo va a ser tu amigo un extranjero.
BLAS: ¿Un extranjero? ¿Qué es un extranjero?
MADRE: (Sin saber muy bien qué responder.)
Pues... Pues... ¡Pues un extranjero! ¡Eso y nada más que eso! Y no hagas preguntas tontas, hijo.
BLAS: Pero mamá, mira lo que he aprendido: I am Blas, my name is Blas.
MADRE: ¡Hijo, deja de hablar raro que me pones nerviosa!
BLAS: ¿Entonces Fremd no puede ser mi amigo?
MADRE: (Agarra a BLAS de la mano y se lo lleva casi a rastras.)
¡De ninguna manera! Ya te lo he dicho, hijo, él es un extranjero y no tiene nada que ver contigo...
BLAS: Pero mamá...
MADRE: ¡Nada de peros! ¡No quiero que vuelvas a verle!
BLAS: ¿Pero por qué?
MADRE: ¡Porque no!
BLAS: ¿Pero por qué no?
MADRE: ¡Porque no!, porque yo lo digo, ¡y se acabó la discusión!...

     (BLAS y su MADRE salen de escena, FREMD se queda solo poniendo cara de no entender nada.)

(…)


ESCENA CUARTA: “ PALABRAS Y COSAS COMPLETAN EL MUNDO ”

(…)

FREMD: (Poniéndose misterioso y bajando el tono de voz:)
Las palabras tienen un poder secreto.
BLAS: ¿Sí?
FREMD: Sólo hay que saber pronunciarlas.
BLAS: ¡Enséñame!, ¡enséñame!...
FREMD: ¿De verdad quieres aprender mi idioma?
BLAS: ¡Pues claro!, tú has aprendido el mío, ¿no? Es justo que yo conozca también el tuyo.

     (BLAS y FREMD se enseñan palabras mutuamente y éstas toman cuerpo decorando todo el mundo a su alrededor.)

(…)

ESCENA QUINTA: “ ¡ EL BARRIO ESTÁ CAMBIANDO ! ”

     (El barrio está alborotado con tanto cambio. Todos sus habitantes están en escena discutiendo acaloradamente entre ellos: unos están a favor de los cambios, a otros sin embargo no les gustan nada de nada...)

CORO: ¿Qué pasó con el blanco?
El barrio está cambiando.
¡Es horrible!
Pues a mí me gusta.
¡Pero tantos colores, esto es un escándalo!
Yo prefiero un mundo de colores.
A mí me da dolor de cabeza.
¿Quién es el culpable de esto?
Habrá sido una travesura de los niños.
¡Cuando les coja se van a enterar!
¡Pues a mí me gusta!

     (BLAS entra silbando y saltando. La gente del barrio le mira, algunos con mala cara: eso de que esté tan feliz resulta muy sospechoso.)

MADRE: Blas, ¿tú sabes algo de todo esto?BLAS: Bonito, ¿verdad?
CORO: (Sin ponerse de acuerdo hablan todos a la vez.)
¿Bonito?
¿A esto le llamas tú bonito?
Pues a mí me gusta.
¡Esto es un escándalo!
La verdad es que es diferente pero no está tan mal...
¡Usted no sabe lo que dice!
¡Si se empieza con esto, a ver cómo vamos a acabar!
MADRE: (Intenta calmar los ánimos.)
Será mejor que nos tranquilicemos todos...
     (De nuevo se dirige a su hijo.)
Hijo, ¿me puedes explicar qué es lo que ha pasado aquí?
BLAS: (Medio disculpándose, temiéndose ya la regañina que le va a caer encima.)
Sólo fue un juego, mamá.
CORO: ¡¿Un juego?!
BLAS: Sí, inventamos un juego nuevo.
CORO: Una travesura de los niños, lo que yo decía.
¿Una travesura?, ¿un juego?
¡Esto es un delito, ése es su nombre!
No sea tan exagerado.
¡Esto es un escándalo, lo que yo les diga!
¡Ay, si mi marido levantara la cabeza!
Pues se volvía a morir del susto, no lo dude usted.
MADRE: Hijo, explícanos eso del juego, y muy despacito para que todos podamos entenderlo.
BLAS: No fue nada malo, mamá, jugamos a decir nombres de cosas, sólo eso, y al pronunciar las cosas era como si les diéramos nombre por primera vez, como si nosotros las creáramos, porque al decir cada palabra las cosas existían entonces, mágicamente...
CORO: ¡Qué tontería!
Eso es imposible.
¡Menudo disparate!
BLAS: Nosotros no queríamos hacer nada malo...
CORO: ¿Nosotros?
¿Quiénes sois "nosotros"?
MADRE: ¿Quién más estaba contigo?
BLAS: Fremd.
CORO: ¿¡Fremd!?
¡El extranjero!
¡El habla raro!
MADRE: Hijo, te dije que no volvieras a hablar con él.
CORO: Ya sabía yo que ése tendría algo que ver en todo esto.
Él es el culpable.
¡Fremd es el culpable!

      (FREMD llega justo en ese momento, anda buscando a BLAS y el pobre no sabe lo que se le avecina.
    Algunas personas del barrio le increpan.)

CORO: ¡Tú!
¡Tú eres el culpable!
¡Mira lo que has hecho!
¡Mira cómo has dejado el barrio!
Con lo blanquito que estaba, tan limpio.
Niño, si esto no te gusta vete a tu país...

     (Pero también hay otros que le defienden, BLAS entre ellos.)

BLAS: ¡Dejadle en paz, no ha hecho nada malo!

      (El barrio está dividido.)

CORO: ¡A mí me gusta!
¡Usted no sabe lo que dice!
Deje al chico que no ha hecho nada malo.
Si no le gusta el barrio que se vaya.
Eso, que se vaya a su país.
¡Ese chico vive aquí igual que usted y yo!
Pero nosotros estábamos antes.
¡No diga tonterías!
El barrio es de todo el mundo que viva en él, da igual quién llegó antes, esto no es una carrera.
Deberíamos tranquilizarnos.
¡Eso es imposible, a mí tantos colores me ponen nerviosa!
FREMD: Yo no he hecho nada malo. El mundo es de colores, siempre ha sido de colores, aunque ustedes no quieran verlo...
CORO: ¿El mundo de colores?
¡Qué disparate!
¡Vaya tontería!
El mundo siempre ha sido blanco, si lo sabe todo el barrio.
BLAS: Mamá, pues yo veo colores.
MADRE: ¡Pues cierra los ojos, hijo!
CORO: A mí tantos colores me ponen nerviosa.
Pues a mí me gusta mucho.
Yo creo que me estoy mareando...
Relájese mujer, que no es para tanto.
¡Que me mareo, que me mareo!
       (Unos intenta sujetar a la mujer para que no caiga al suelo, otros la abanican con las manos o con lo que pueden: todos hacen corro a su alrededor y dan consejos.)
¡Denle aire!
¡Que alguien traiga una tila!
Mejor llamar a una ambulancia.
Ya lo decía yo, tantos colores no traen nada bueno.
La culpa la tiene ese chico extraño.
El extranjero.
El extraterrestre.
El habla raro.
¿Pero dónde está?

      (Mientras todo el mundo discutía FREMD ha desaparecido.)

(…)

                                                                                              MI AMIGO FREMD HABLA RARO , 2003

 
< Anterior   Siguiente >
© 2005 Antonio de la Fuente Arjona.
Hosting By Domus VV.