ESA LUZ EN LOS BOLSILLOS (fragmentos)

© Antonio de la Fuente Arjona

"(...) Marie guarda silencio. Ha sacado algo de uno de sus bolsillos, es un pequeño trozo de pechblenda. Le gusta esa piedra, parece que le relaja tenerla entre las manos, apretarla, estrujarla, como si de esa forma ayudara a sacar, a extraer de una vez su esencia, el secreto que sabe que esconde. Tras un rato jugando con ella, Marie suspira y coloca el mineral de uraninita sobre uno de los platillos de la pequeña balanza del laboratorio que hay sobre la mesa, inmediatamente la cruz de la balanza se escora violentamente por el peso de la pechblenda.

-Si en el platillo contrario pusiera un resto del alma de esa roca, de polonio o de radio por ejemplo, ni siquiera se notaría, el fiel de la balanza no se inmutaría, ¿verdad? ¿Pero qué es más importante, la piedra o la esencia que esconde?

-Sabes perfectamente que su alma, como tú la llamas. -Le concede Pierre sonriendo, entendiendo perfectamente a dónde quiere dirigir su razonamiento-. Las moléculas de uranio que contiene son lo importante y lo extraordinariamente poderoso.

-¿Qué es lo primordial, entonces, el reconocimiento público o nuestro trabajo?

Marie ama su trabajo por encima de todas las cosas, su pelea es por la Ciencia. Cuando termina el día, ya muy entrada la noche y con el laboratorio a oscuras, le fascina ver cuál ha sido su laborioso recorrido por las mesas, la gran pizarra y los demás objetos. El rastro de hadas que deja su investigación, ese polvillo luminiscente y radiactivo. ¡Hasta se lleva la luz a casa! Entre trazas de mineral, los tubos de ensayo con radio iluminan sus bolsillos. Y la van matando lentamente. Nada de eso podrá tocarse en el futuro. Pasarán cientos de años antes que sus objetos personales puedan tocarse sin miedo a la contaminación radiactiva. Ni su ropa, ni los muebles del laboratorio o de su casa, ni los libros, ni sus apuntes de trabajo, ni siquiera su recetario de cocina.

-Pierre, esto ha sido, es y seguro seguirá siendo así en el futuro, cientos de años después de que nosotros hayamos muerto. La mujer tendrá que luchar por su lugar y su respeto toda la vida. (...)"

                                                                                      ESA LUZ EN LOS BOLSILLOS, 2021