LA SEMILLA (2013) fotos/prensa
2013. “LA SEMILLA”
Género: drama
Editorial: Editora Regional de Extremadura
Fecha de publicación: Abril, 2014

         *** Premio Textos Teatrales de Autor Extremeño FATEX 2013 ***


Dónde encontrarlo: 
   -LA SEMILLA puede adquirirse en cualquier librería de España indicando que el distribuidor es LA TORRE LITERARIA (918719379) o también puede pedirse directamente en CASA DEL LIBRO.

Fragmento de la obra


MGM Thumb
MGM Thumb
MGM Thumb



PRENSA
 

(…) “Mucho se ha escrito sobre las Misiones Pedagógicas de la Segunda República, aunque jamás desde la visión del público destinatario de esas actividades, y este rasgo va a ser uno de los aspectos más originales de la obra, narrada desde las perspectivas contrapuestas de dos niñas del pueblo, íntimas amigas: María y Luisa, que sostienen la acción dramática, testigos de los hechos en continuos flash-backs temporales... (los personajes se mudan en niñas o viejas ofreciendo una eficaz dramaturgia de raíz audiovisual en sus recursos, con un gran tono lírico)...
(…) cuyo motivo central será el mapamundi que Carmen la misionera regalará a Luisa, representación grafo-simbólica del horizonte vital sobre el que las dos amigas tendrán actitudes divergentes que generarán el conflicto de la obra, teñida por el desencanto de la barbarie bélica sobrevenida después mutilando todas las ilusiones...
(…) Antonio de la Fuente nos presenta dos modos de fructificar la semilla que las Misiones Pedagógicas intentaron sembrar entre las gentes humildes de una dura realidad encarnada en la cultura como asunción vital del conocimiento y la experiencia. Una semilla que una vez florecida en nuestros corazones hace cambiar toda nuestra realidad en un mundo más humano habitado de esperanzas...”
                                                              José Juan Martínez Bueso, revista MADRESELVA, septiembre 2014


Confesiones de una actriz
María Asunción Rodríguez, Chon, actriz componente de Cambaluz Teatro de Cáceres, comparte con nosotros sus sensaciones al afrontar el montaje de La Semilla de Antonio de la Fuente Arjona.
(...) "Cuando tuve entre mis manos La Semilla, casi al segundo renglón, comencé a sentir una emoción especial, un interés que no me permitía parar la lectura. Lo hice de un tirón, pero tuve la imperiosa necesidad de releerla despacio, saboreando cada palabra y cada frase y me empapé del mensaje que me llegaba...
(...) La Semilla es una obra llena de sentimientos, de cambios de actitudes en poco espacio de tiempo, lo cual implica un trabajo añadido, pero eso mismo hace que nos esforcemos, que no queramos que se quede en nosotros tanta belleza y es por eso mismo por lo que nos hemos echado al agua.
(...) Ahora llega el momento de la verdad, hay que empezar el trabajo, el comienzo de los nervios en el estómago, de la responsabilidad de plasmar cómo Antonio, el autor, mi padre cómo le llamo desde que supe en lo que me metía, ha creado a los personajes..."
                                                            María Asunción Rodríguez, revista MADRESELVA, septiembre 2014


Emotiva amistad durante las Misiones Pedagógicas
(...) "Escrita con un lenguaje realista, La semilla destaca por presentarnos a dos personajes bien perfilados, dos muchachas que se tornan 'viejas' y conmueven con sus palabras, llenas de vivos y gratificantes recuerdos de su infancia, especialmente, de aquellos momentos que ambas compartieron como íntimas amigas..."
                                                                                     Sergio Garrido, revista ACTÚA, diciembre 2014


(…) Alternando momentos del presente con la visita, en los años treinta, de los “misioneros” de la cultura a la aldea, La semilla recrea la convulsión provocada en las gentes que se mueven entre la curiosidad, el rechazo (“Quién ta metío dentro la cabeza esas boberías? Pero ya sé yo quien ha sido. Esos vagos que t’han llenado la cabeza de pájaros. ¿Dime tú pa qué sirve tanta letra? ¿Pa la siembra? ¿Pa recoger la cosecha? ¿Pa ordeñar vacas? ¿Pa ir p or agua? ¿Pa coser o remendar? ¿Pa limpiar y fregar?”), el deslumbramiento y la sorpresa. El desarrollo de los acontecimientos confirmará que aquel viaje cambió la vida de todos: “Una brasa, eso fue lo que dejaron. Una semilla”.
                                                               Simón Viola, blog NOTAS AL MARGEN, octubre 2014